publicidad

Mazarulleque, "cosa enriscada"

Mazarulleque es una pequeña localidad alcarreña, a los pies de la sierra de Altomira a la que se encuentra indisolublemente unida tanto en sus tradiciones como en su acontecer diario.
Prueba de ello es la leyenda que nos cuenta cómo en tiempo medieval existía un convento, en lo más alto de la sierra, que algunos dicen de los Templarios, quizá como reminiscencia de la similitud de su cruz con la que figura en la enseña de la Orden de la Merced, bajo cuya influencia se encontraba esta zona a partir del siglo XIII. ... está documentada la existencia de un convento, en donde otra evocadora tradición cuenta que era el templo ‘de las siete vírgenes’, como si de vestales se tratara.
Lo que dejaría la veneración a la que es la patrona del pueblo, la Virgen de Altomira.Quizá todas estas tradiciones entronquen con la mitografía de esta zona (vg. la patrona del cercano pueblo de Jabalera: Santa Brígida) con la posibilidad geológica de haberse encontrado a lo largo de los tiempos fósiles de grandes mamíferos que, en cierto modo, es origen de este tipo de mitos referidos al ‘dragón’ (Así quedó acreditado un poco más al sur, en esta misma sierra, en la localidad de Alcázar del Rey, cuando se perforó en la construcción del túnel para el paso del trasvase Tajo-Segura).

También se cuenta la tradición de la ‘señora del peine’, que se le apareció una noche de San Juan a un zagal por las trochas de la sierra peinándose con un peine de oro. Cuando le inquirió qué le gustaba más, si su peine o su belleza, el mozo – azorado- contestó que el peine, lo que le valió la contestación: “Si hubieses elegido mi belleza me habrías liberado. Ahora tendré que esperar otros cien años.

Que esta zona estuvo poblada desde épocas del paleolítico dan buena muestra diversos útiles, entre ellos una punta de flecha de sílex con aletas, extraña en la provincia. Muy posiblemente de aquellos antiguos tiempos sean los extraños –y originales- petroglifos que se encuentran (mejor dicho se encontraban, ahora ocupan este terreno varios chalets) en el roquedal junto a las antiguas escuelas. También algún vestigio del Bronce.
De lo que no cabe duda es de la presencia romana según se pone de manifiesto en el paraje conocido como Fuente del Olmo en donde se ha aflorado (regularmente restaurada) una vieja fuente romana, con pilón, y en el pedazo agrícola que lo limita surgen fuertes sillares y teselas que denotan la primitiva existencia de un mosaico seguramente perteneciente a una villae.
De esos tiempos, en la delimitación de éste término con los de Huete, Garcinarro y Moncalvillo de Huete, se encuentra un solitario cerro horadado por múltiples galerías, con testimonios arqueológicos de haber sido explotado como mina de espejuelo en época romana.
A pesar de esta constancia el topónimo que ha pervivido –Mudarra-, es de claro origen árabe: mutarráf "cosa enriscada” - Aunque bien podría provenir de la palabra al-mudarrava, que figura con cierta frecuencia en las dotes matrimoniales entre árabes, junto a fieltros, cabezales, alfombras y otros elementos textiles, pero no he llegado a descubrir de qué elemento se trata para buscarle una semejanza orográfica. que realmente no se corresponde en exceso con la realidad orográfica.

Pero seguramente el aspecto más interesante sea la enigmática etimología del propio nombre del pueblo: MAZARULLEQUE. Seguramente de origen árabe y (aunque escasamente) se encuentra en alguna otra localidad española. Todo parece indicar que sería la apelación a una Torrecilla con uso de molino (Mazar). Pero la tradición popular no se conforma con esa interpretación queriendo ver que el señor del pueblo sería un moro de nombre Uleque que los defendía con una enorme Maza. ...


Hoy en día, Mazarulleque está incorporado a La Puebla de Don Francisco, provincia de Cuenca, formado por los pueblos de Garcinarro, Mazarulleque y Jabalera.

La Siega y la Trilla... es una de las tradiciones más populares de la zona.
Las fiestas patronales de Mazarulleque se celebran el primer domingo de agosto y duran tres días. La Virgen de Altomira se festeja el primer domingo de mayo, con una duración de dos días (sábado y domingo), en donde hay romería, banda de música y baile.
"... cuentan que existe una iglesia románica, abandonada en la actualidad, que fue comprada por un escultor para vivir y trabajar en ella. El hombre hizo algo de obra en ella, como hacer en una parte de la iglesia una segunda planta. Pero durante las mismas parece que también hizo otras cosas, como excavar las tumbas de los curas para robarles las joyas. Según cuentan, el hombre comenzó a oír voces y se acabó yendo. ..."


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada